Medicamentos ototóxicos: qué son y cómo afectan a la salud auditiva

Medicamentos ototóxicos: qué son y cómo afectan a la salud auditiva

El uso adecuado de los medicamentos puede ser crucial para mejorar nuestra salud. Sin embargo, aunque tratemos dolencias comunes como el resfriado o el dolor de cabeza con fármacos, pocas veces consideramos el impacto en nuestra audición. ¿Sabías que existen medicamentos ototóxicos?

Es común no revisar detenidamente la información sobre los medicamentos que tomamos, asumiendo que son seguros. Pero la realidad es que algunos pueden tener efectos nocivos en nuestra capacidad auditiva. 

En este artículo, exploraremos qué son los medicamentos ototóxicos, cuáles pueden dañar nuestra audición y cómo podrían afectar a tu salud auditiva.

¿Qué son los medicamentos ototóxicos?

Los medicamentos ototóxicos son fármacos que representan una amenaza para nuestra capacidad auditiva, ya que pueden desencadenar efectos adversos como la pérdida de la audición, sensibilidad extrema al sonido, zumbidos constantes en los oídos y desequilibrios. 

La pérdida auditiva, causada por estos fármacos, se ha convertido en una de las principales causas de la sordera, especialmente entre la población mayor que toma medicamentos de manera periódica. 

La ototoxicidad que generan estos compuestos puede atacar y dañar tanto a las delicadas células ciliadas del oído interno como al complejo nervio vestibulococlear, que conecta este órgano con el cerebro. 

Síntomas de los trastornos del oído relacionados con fármacos

Los signos pueden variar según la zona del oído afectada, la intensidad y duración de la exposición al agente tóxico, y las diferencias individuales. Los síntomas más frecuentes incluyen:

  • Tinnitus o zumbido en el oído.
  • Pérdida auditiva unilateral o bilateral, desde leve hasta total.
  • Desequilibrio, que puede ser desde leve hasta incapacitante, dependiendo del alcance y rapidez del daño, si afecta uno o ambos oídos, y la duración de la exposición.
  • Cefalea o dolor de cabeza.
  • Sensación de oído congestionado.
  • Dificultad visual.
  • Fatiga.

Ten en cuenta que una pérdida auditiva gradual y unilateral puede ser asintomática, mientras que una pérdida rápida puede desencadenar vértigo y náuseas intensas, incapacitando a la persona durante días. 

Por lo general, los síntomas disminuyen con el tiempo, permitiendo la recuperación gradual del individuo. 

Sin embargo, en algunos casos, suspender el medicamento puede restaurar la audición a la normalidad, pero otros pueden causar daños permanentes, resultando en una sordera permanente incluso después de interrumpir el tratamiento.

¿Qué medicamentos son ototóxicos?

Estos son algunos tipos de medicamentos que pueden afectar a la audición: analgésicos, antibióticos, antidepresivos, antipalúdicos, diuréticos y medicamentos para el tratamiento de tumores.

  • Analgésicos: Aspirina, Ibuprofeno, Naproxeno (Aleve, Naprosen y genérico)
  • Atibióticos aminoglucósidos: la gentamicina, la estreptomicina, neomicina y netilmicina.
  • Antibióticos macrólifos y sus derivados: la clindamicina, la claritomicina, la eritromicina y la azitromicina.
  • Antibióticos glucopeptídicos: la vancomicina y la teicoplanina.
  • Diuréticos de asa: la piretanida, la bumetadina, y la furosemida.
  • Betabloqueantes: propanolol y practolol.
  • Citostáticos: el cisplatino, la ciclofosfamida, la bleomicina, la vincristina y el carboplatino.

Medicamentos ototóxicos en niños

Al igual que los adultos, existen medicamentos que pueden perjudicar la audición de los niños.

Se recetan medicamentos ototóxicos a veces a bebés para tratar infecciones graves o complicaciones del parto. Entre los más comunes están los antibióticos aminoglucósidos como gentamicina, tobramicina, kanamicina y estreptomicina.

Estos fármacos tienen más riesgos para la audición infantil cuando se usan repetidamente o junto con otros medicamentos. Aunque el cáncer en niños es raro, algunas terapias de quimioterapia también pueden ser ototóxicas, especialmente para tumores craneales.

Los niños afectados pueden experimentar:

  • Leve pérdida auditiva
  • Zumbido en los oídos
  • Dificultades de equilibrio
  • Pérdida auditiva en ambos oídos
  • Profunda pérdida auditiva
  • O incluso no presentar síntomas.

Se recomienda buscar ayuda de un audiólogo especialista en niños si se sospecha cualquiera de estos síntomas por ototoxicidad.

¿Existe algún tratamiento para la ototoxicidad?

En la actualidad, no existen terapias que puedan revertir los efectos nocivos de los medicamentos ototóxicos. Los enfoques terapéuticos actuales se concentran en mitigar y corregir estos efectos.

Las personas afectadas por la pérdida auditiva pueden optar por usar audífonos para mejorar su capacidad auditiva. En cambio, aquellos con sordera profunda en ambos oídos pueden beneficiarse de los implantes cocleares, que han demostrado ser efectivos.

¿Qué pasa si alguien tiene desequilibrio por ototoxicidad? La fisioterapia puede ser útil para desarrollar nuevas estrategias de equilibrio y establecer un plan de ejercicios para fortalecer y tonificar los músculos.

Es fundamental buscar ayuda especializada ante cualquier problema auditivo causado por medicamentos ototóxicos. El especialista realizará un diagnóstico preciso basado en pruebas auditivas y recomendará lo más adecuado para cada paciente.

Sin comentarios

Deja un comentario